Para el Día de la Madre, la Maison Guerlain celebra la primavera y propone una serie de cofres cuya decoración evoca la naturaleza que se despierta y se viste de colores.

Este cofre contiene un Eau de Parfum Shalimar 50 ml y una leche corporal Shalimar 75 ml. El cofre incluye un neceser de regalo moderno y femenino, elegante en cualquier circunstancia

Shalimar es la primera fragancia oriental de la historia de la perfumería.
Eau de Parfum Shalimar es una fragancia mítica con notas de bergamota, lirio y vainilla; una estela intensa con un toque atrevido, siempre incandescente, que encarna una sensualidad a flor de piel, una traza de lo prohibido.

Inspirado en la apasionada historia de amor entre un emperador y una princesa india, Shalimar, que significa "templo de amor" en sánscrito, simboliza la esencia del deseo, la promesa del amor eterno.
En 1925, el frasco de Shalimar, diseñado por Raymond Guerlain, logra el primer premio de la Exposición de las Artes Decorativas de París. Sus curvas se inspiran en los estanques de los famosos jardines de Shalimar. El tapón con forma de abanico en tono zafiro transparente evoca el fluir perpetuo de sus fuentes de agua.

Fragancia

Oriental. Voluptuosa, sensual, cautivadora.

Una brisa de flores y bergamota que exhala un soplo de frescura en las notas de salida.
Las notas de corazón laten al calor de notas envolventes y delicadamente empolvadas de lirio, jazmín y rosa.
De fondo, la huella de la vainilla, la redondez de las notas balsámicas y la calidez golosa del haba tonka componen una sinfonía sensual.

Ingredientes

Bergamota, lirio, vainilla

Secretos de perfumista

Jacques Guerlain se atreve a utilizar una molécula golosa totalmente nueva, la etilvanilina, asociada con el acorde de Jicky.
Obsesionado con esta creación delicadamente carnal que reelabora día y noche, sabe que se dirige hacia una "pequeña revolución", la de la primera fragancia puramente oriental.