Los polvos Terracotta de Guerlain, la referencia de los polvos bronceadores, se presentan en una edición limitada, Terracotta Route des Îles. La polvera de madera lujosa y respetuosa con el medioambiente (aprobada por el sistema de certificación forestal PEFC) incluye un amplio espejo y un bloque de polvos bicolor: la combinación del tono superventas Terracotta 03 sutilmente irisado, que broncea de manera natural todos los tonos de piel, y el "it colour" del verano, un tono albaricoque con toques dorados que ilumina el bronceado. Los tonos pueden mezclarse a placer para dar calidez a la piel y potenciar el brillo natural del bronceado, o aplicarse por separado según la intensidad deseada. Se funden en la piel para formar un velo modulable, sedoso y tan fino que consigue un resultado impecable que se mantiene intacto durante todo el día.

Fragancia

El perfume de los polvos Terracotta nos transporta a la Ruta de las Islas. Las notas de ylang ylang y flor de naranjo envuelven en una agradable sensación. Se acompañan de notas de haba tonka y vainilla con soleadas facetas que encarnan la esencia de Terracotta. Un toque de almizcles blancos aporta dulzura a esta fragancia adictiva.
Los sentidos se despiertan en lugares lejanos.

Eficacia

Muchas veces imitada, pero nunca igualada, la fórmula única y secreta de Terracotta se reinterpreta en colores suaves de hermosos tonos. De los míticos polvos bronceadores Terracotta, conserva lo esencial: un bronceado modulable gracias a una textura confortable y muy fina, para una tez cálida y natural durante todo el día.

Ingredientes

Una combinación única de pigmentos para iluminar la tez con un bronceado radiante.
Una fórmula que no reseca la piel y asegura un confort de larga duración.
Su aplicación es infalible, sin riesgo de manchas.

Aplicación

Para aportar sutilmente calidez a la tez, pruebe el secreto de Guerlain: "el gesto del 3".
Mezcle los dos tonos con un movimiento circular y aplique los polvos sobre la tez: de la frente a los pómulos y de los pómulos al mentón, para recrear los reflejos de los primeros rayos de sol... El tono albaricoque se aplica sobre los pómulos para darles aún más frescor.
¡Una aplicación fácil, instintiva!