Joyeuse Tubéreuse forma parte de las Colecciones Exclusivas de Guerlain, fragancias destinadas a los apasionados de los perfumes poco habituales, sensibles a las materias primas nobles y al refinamiento en cada detalle.

Para esta nueva creación, la Maison Guerlain vuelve a ofrecer el hechizo del nardo, esa flor preciosa, hipnótica y sensual, con una frescura inesperada.
Esa frescura que, aún rebosante de savia y agua, brota de las primeras notas: una auténtica explosión de frescura con los acentos verdes de una flor recién recogida. La huella sensual y luminosa que dejan las notas de vainilla y vetiver aporta un contraste perturbador.

El perfume se viste con un frasco de líneas depuradas y contemporáneas con una placa de metal dorado en el canto, como si de un libro precioso se tratara. Un elegante tapón de madera completa esta bella obra. El frasco reposa en un cofre amatista con tacto de cuero (que puede usarse, si se desea, como joyero).

Fragancia

La inocencia del nardo, sorprendentemente fresco, aéreo y luminoso.
Floral verde
Notas de salida: Notas verdes
Notas de corazón: nardo, lirio, jazmín Sambac
Notas de fondo: sándalo, vetiver, vainilla

Ingredientes

Nardo - Notas verdes - Vainilla

Secretos de perfumista

Thierry Wasser y Delphine Jelk han recurrido a la audacia y la creatividad para componer Joyeuse Tubéreuse. Nos han querido sorprender con un nardo recién recogido, rebosante de agua como tras una tormenta tropical. Un verdadero homenaje a la majestuosidad, por lo general voluptuosa y embriagadora, de las flores blancas.