Inspirada en las tierras de Oriente, esta creación del maestro perfumista de la Maison, Thierry Wasser, sublima una de las materias más misteriosas de la perfumería: el almizcle. La profundidad del almizcle se combina con una rosa majestuosa y una nota vibrante de cedro. Alternando notas potentes, cálidas y empolvadas, el almizcle realza la fragancia en un acorde intenso y singular.

Fragancia

Almizclado amaderado, floral. Sensual, imperial, atrevido. Notas de cabeza: Baya rosa, azafrán, geranio. Notas de corazón: Rosa, almizcle. Notas de fondo: Jara, madera de cedro, ámbar blanco.

Ingredientes

Almizcle, rosa, madera de cedro

Secretos de perfumista

En el corazón de esta fragancia, el almizcle constituye un sutil equilibrio que combina los almizcles blancos, envolventemente suaves y empolvados, muy potente, cálido y sensual, utilizado desde tiempos inmemoriales.