Érase una vez, hace cuatro siglos, en la India, había un amor que no conocía límites. Por su amada esposa, la princesa Mumtaz Mahal, el emperador Shah Jahan ordenó la creación de los jardines más lujosos de Shalimar como escenario de su amor. Más tarde, se erigió el Taj Mahal, una maravilla admirada por el mundo entero. Esta fabulosa historia inspiró a Jacques Guerlain para crear un aroma exquisitamente seductor, la primera fragancia oriental del mundo: Shalimar. Hoy, Thierry Wasser ha reinterpretado este mítico perfume insuflándole un soplo de extrema sensualidad en una creación fascinante y luminosa para ser usada como una joya preciosa. Shalimar Souffle de Parfum, una delicada caricia perfumada.

Floriental
Fresca, luminosa y envolvente.

Shalimar Souffle de Parfum desvela notas de salida cítricas, frescas y ligeras de la bergamota, el limón y la mandarina.
El corazón luminoso da paso a una brazada de Jazmín Sambac de la India combinado con agua de flor de naranja, nota absoluta sin precedentes.
Como nota de fondo, la vainilla de la India y de Tahití exalta la delicada sensualidad, mientras que la sobredosis de almizcle blanco revela su faceta envolvente y cautivadora.

Para enfatizar y dar al azahar sus notas melosas, Thierry Wasser utiliza absoluto de agua de flor de naranjo. Este absoluto es el resultado de un proceso muy particular. El primer paso, la destilación, permite obtener el agua de azahar, a continuación, la extracción, para extraer el preciado absoluto. Este poderoso absoluto acentúa el rastro floral de la fragancia.

país