Servicios personalizados
Servicios personalizados

Shalimar

Eau de Parfum

El perfume del deseo

Inspirado en la apasionada historia de amor entre un emperador y una princesa india, Shalimar, que significa "templo de amor" en sánscrito, simboliza la promesa del amor eterno. Es una fragancia del deseo. Con su carácter apasionado y ligeramente insolente, esta fragancia oriental emblemática en la historia de la perfumería encarna la sensualidad de la caricia con un toque de lo prohibido. "Llevar Shalimar es dejarse dominar por los sentidos", afirmaba Jacques Guerlain.

En 1925, el frasco de Shalimar diseñado por Raymond Guerlain ganó el primer premio en la Exposición de Artes Decorativas de París. Sus curvas se inspiraron en los estanques de los famosos Jardines de Shalimar. El tapón con forma de abanico en tono zafiro transparente evoca el fluir perpetuo del agua en dichos jardines.

Oriental.
Voluptuosa, sensual, fascinante.

Las notas de salida suscitan una ilusión de flores y bergamota con una brisa fresca. La nota de corazón es cálida gracias a las envolventes y delicadas notas empolvadas del lirio, el jazmín y la rosa. Por último, la presencia de vainilla, notas aromáticas maduradas y la calidez golosa del haba tonka crean la sinfonía sensual que desprende la estela.

Jacques Guerlain se atrevió a utilizar una nueva molécula increíblemente golosa, la etilvainillina, combinada con el acorde de Jicky. Fascinado por esta creación deliciosamente sensual en que trabajó día y noche, constató que estaba abriendo el camino para una "pequeña revolución": la primera fragancia genuinamente oriental.

Seleccione un tono
Guerlain

Descubra también

Más contenido de Guerlain
Logotipo de Guerlain
Cómo llevar una fragancia
Ritual del perfume

Perfumista

Perfumista
Thierry Wasser
país