Los polvos Terracotta de Guerlain, referencia entre los bronceadores, se presentan este verano en edición limitada con un estuche de silicona roja. Reproducen a la perfección un bronceado ligero y natural con un solo gesto, simple e inmediato, para todas las mujeres, durante todo el año. Enriquecido con activos hidratantes, su fórmula única no seca la piel y asegura un confort de larga duración. Bien vestida y protegida para el verano, la polvera se desliza en los bolsos de toda la ciudad, para aplicar retoques sobre la marcha.

Para utilizar como all over por toda la cara o como contouring para esculpir el rostro. A prueba de errores.

Una unión única de pigmentos para “mantener” e irradiar el bronceado.
Una fórmula enriquecida con activos hidratantes que no reseca la piel y asegura un confort duradero.
Polvos con microcapas forman una película ultra fina y respetan el acabado natural de cada piel, adaptándose perfectamente al contorno de la cara. Aplicación a prueba de errores.

Una leyenda, un must mundial, los polvos Terracotta de Guerlain llevan escribiendo su historia desde 1984. Inspirados en un viaje al corazón del desierto, capturan todos los reflejos del sol e iluminan la piel al instante con un bronceado natural.
Y como la piel nunca es más atractiva que cuando está bronceada, Guerlain engrandece la leyenda Terracotta con un ritual de cara y cuerpo aun más tentador, para un bronceado más atractivo y duradero.

Fragancia

La fragancia de los polvos Terracotta invita a evadirse. Notas de freesia y de flor de naranjo crean la sensación de estar dentro de un agradable capullo. Se acompañan de notas de haba tonka y vainilla, que encarnan la esencia Terracotta. Un toque de almizcle blanco aporta dulzura a esta adictiva fragancia. Los sentidos se despiertan en lugares lejanos.

Aplicación

Para aportar un look de bronceado natural en toda la cara pruebe un secreto Guerlain, “el gesto del 3” sobre la piel.

Aplique los polvos bronceadores con la brocha sobre las partes prominentes del rostro dibujando un “3” a cada lado de la cara, desde la frente al pómulo, después del pómulo al mentón, y por último descendiendo a lo largo del cuello.

país