Un solo polvo, hábilmente compuesto por dos tonos complementarios es lo mínimo que podía
hacerse para revelar la luminosidad única de cada mujer, añadiendo un toque sutil de alegría. ¿Un
tono cálido? Unos polvos de sol más ligeros y más claros que los míticos polvos bronceadores
Terracotta. Sus pigmentos son suaves y trabajan en ósmosis con la piel para hacerla resplandecer
sin recargarla nunca. ¿Un tono fresco? Es vivificante, rosado o albaricoque, y se mezcla con los
polvos de sol para aportar un toque de luminosidad…

Los polvos Terracotta Joli Teint dan calidez y reavivan la tez para hacerla vibrar de naturalidad.
Un suplemento de luminosidad que esculpe la tez. Aplicar solos o en dúo después de la base
de maquillaje con la brocha Terracotta, cómplice ideal para efectuar los gestos del 3 de Guerlain.
Su polvera, compacta y generosa, se desliza en su funda de terciopelo color bronce con cierre
imantado y puede llevarse fácilmente en el más pequeño de los bolsos.

Muchas veces imitada, pero nunca igualada, la fórmula única y secreta de Terracotta se reinterpreta
en colores suaves de hermosos tonos, pero conserva lo esencial de los míticos polvos Terracotta:
activos hidratantes y calmantes para un confort de 5 Estrellas y una duración impecable, que
permiten no preocuparse de nada salvo de ser la más radiante. La piel queda aterciopelada y
elástica, el cutis satinado, la luminosidad es natural.

Imposible equivocarse, se aplican con los ojos (casi) cerrados, gracias al diseño de sus polvos
en remolino: dos tonos, uno cálido y otro más fresco se mezclan en un juego de luz para sublimar
la piel. Sin excesos, justo lo necesario. De un solo toque, con la brocha Terracotta, mezclar
espontáneamente los dos tonos con un movimiento circular y aplicarlos sobre el rostro siguiendo
los gestos del 3 de Guerlain: desde la frente hacia los pómulos y hasta la barbilla para recrear
la luminosidad de los primeros rayos de sol... El tono albaricoque o rosado se aplica sobre los
pómulos para darles aún más frescor. ¡Ni siquiera hay que pensarlo, todo se hace instintivamente!

país